Cómo afecta el frío a nuestro vehículo

como-afecta-el-frio-al-coche

Lo primero que hay que decir es que no debemos acordarnos del estado de nuestro vehículo cuando empieza el frío. El mantenimiento de nuestro coche o camión debe realizarse durante todo el año por dos motivos. El principal motivos es nuestra seguridad y la de los demás conductores, peatones, motoristas o ciclistas con los que compartimos calles, calzadas y carreteras. El segundo motivo es que si realizamos un mantenimiento continuo a nuestro vehículo evitaremos averías mayores que se podían haber prevenido. Ahora bien, sí que es cierto que en las temporadas de climas “extremos” como puede ser verano o invierno nuestro vehículo y sus componentes son mucho  más vulnerables. Por eso os vamos a dar una pequeña lista de los componentes que más sufren a bajas temperaturas.

Batería

Todo un clásico en invierno, ¿quién no ha ido a arrancar el coche una mañana de invierno y se ha encontrado con que no se encendía ni la luz de la puerta? Las baterías no son una ciencia exacta ya que hay algunas que duran años y años, y otras nos dejan tirados a la mínima. Por regla general la vida útil de una batería suelen ser tres años, pero no os confiéis, al mínimo indicio de problemas eléctricos llevad vuestro coche a revisar.

Los neumáticos

Desde COEVI no nos cansamos de hacer hincapié en la importancia de los neumáticos, y lo hacemos porque nos damos cuenta que el usuario muchas veces no los ve como prioridad a la hora de mantener el estado de su vehículo. En épocas invernales las gomas de los neumáticos pueden sufrir más de la cuenta si estamos en zonas muy frías, de hecho existen gomas específicas para este tipo de climas que aumentan notablemente el agarre y la potencia de frenado.

Líquido Refrigenrante y Aceite

No, si solo goteaba un poco… Dos líquidos vitales para el correcto funcionamiento de nuestro vehículo. El líquido Refrigerante es el encargado de refrigerar el motor y mantenerlo a una temperatura de funcionamiento óptima. Se puede dar el caso de que que oigamos el término “Líquido Anticongelante”, pero tenemos que saber que realmente es un término mal utilizado porque la propiedad de no congelarse es una característica del propio líquido refrigerante. Eso es así para que a bajas temperaturas el líquido no se congele y se obstruya el circuito sobre calentando el motor.

Por otra parte el aceite es básico para que la fricción entre las piezas del motor sea mínima y así no se produzca calentamientos ni averías.

Escobillas limpiaparabrisas

Por norma es la fecha del año en la que más uso le damos a este elemento. Hay que recordar que las gomas del limpiaparabrisas se endurecen y pierden eficacia pudiendo llegar a dañar el cristal. Es un elemento muy expuesto al clima, por lo que deberíamos sustituirlas con bastante frecuencia para garantizar su perfecto estado.

Calefacción

La calefacción no solo nos mantiene calientes dentro del habitáculo, sino que también nos ayuda a mantener los cristales desempañados. Su correcto funcionamiento nos puede evitar momentos de mucha tensión cuando un cambio de temperatura brusco hace que se empañen nuestros cristales dificultando la visión de la carretera.

Recuerda el vehículo es como una extensión de tu hogar o de tu puesto de trabajo. Cuídalo igual que cuidarías tu casa o tu oficina. Ya sabéis si os queréis preparar bien para el invierno y poner vuestro vehículo a punto, os esperamos. ¡Ah! Y si hace frío os invitamos a un buen café.